Pues (y 7) Texto final

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Este será nuestro texto final sobre “pues”, y en él queremos comentaros que vais a encontrar pues formando parte de expresiones compuestas por otros elementos, incluso compuestas por “pues” y por otros conectores. Algunos de estos “pues” están usados como algunos de los que hemos ido explicando en textos anteriores, pero ahora dentro de estas combinaciones estables, locuciones muchas de ellas. Son muy habituales en español y podemos encontrar, entre otras, combinaciones como las que veremos a continuación, cada una con su ejemplo:

– Pues bien…

– Volvíamos todos a casa, en el coche, muy tarde. La carretera estaba muy oscura. Pues bien, de pronto vemos una sombra cruzándose por delante del coche. Tuve que dar un volantazo y casi nos matamos.

– Bueno, pues…

– ¿Qué tal la peli?

– Bueno, pues, empezó muy bien, pero la segunda mitad fue aburridísima

O:

– Oye, somos amigas, ¿no? Dime de una vez con quién estás saliendo

– Bueno, pues voy a decírtelo. Se trata de Jorge, nuestro compañero de oficina

O:

– ¿Qué tal tu safari de vacaciones?

– Bueno, pues, tuve varios problemas de salud, entre ellos, una fiebre terrible durante una semana

– Pues, bueno…

– ¿Entiendes bien el español?

– Pues, bueno, no del todo. Si me hablan normal, entiendo muchas cosas, pero cuando se embalan, no pesco ni la mitad.

– Vale, pues…

– ¿Tenéis cada uno vuestra mochila? ¿Lleváis todos la linterna, el saco de dormir y el impermeable?

– Sí, profesora

– Vale, pues, en marcha. En este momento empieza la excursión.

– Pues, vale…

– Me he tomado la aspirina hace dos horas, pero no me baja la fiebre.

– Pues, vale, es el momento de llamar al médico.

– Pues entonces…

– Me encanta comer chocolate. No puedo pasar sin comer chocolate cada día.

– Pues entonces no te quejes de que engordas.

O:

– Ya sé que hemos roto, pero Luis no me ha vuelto a llamar, ni siquiera una sola vez.

– ¿Pero no habéis roto?, ¡pues entonces!

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

– Pues claro…

– Mami, ¿puedo comer galletas ahora?

– Pues claro, aún falta bastante rato para cenar.

O:

– ¿Qué te parece si salimos esta noche a cenar?

– Pues claro, hace un montón de tiempo que no salimos por ahí.

– Pues nada…

– ¿Qué tal?, ¿qué hacéis todavía por aquí?

– Pues nada, aquí estamos, pasando el verano en la ciudad como se puede…

O:

– ¿Qué tal Luis, cómo va?

– Pues nada, chico, trabajando, como siempre.

– Pues mira…

– ¿Vas a hacer, finalmente, el curso de dibujo que tanto te apetecía?

– Pues, mira, me lo he pensado mejor y creo que voy a ahorrar ese dinero para cosas más necesarias

O:

– Tengo muchas dudas. No sé cuál de los dos trabajos me conviene más.

– Pues, mira, yo creo que tienes que valorar cuál te apetece más hacer, y no sólo en cuál te pagan mejor.

– Oye, pues…

– ¿Qué te parece si le regalamos a Marta esos pendientes que le gustan tanto?

– Oye, pues me parece una gran idea.

O:

– La verdad es que no me apetece nada ir a la excursión de mañana, a la montaña. Estoy muy resfriado y volveré peor de lo que ya estoy.

– Oye, pues no vayas, tampoco es una cuestión de vida o muerte, ¿no?

– Bueno, pues nada…

– Bueno, pues aquí nos despedimos. Ha sido una noche estupenda.

– Bueno, pues nada, a ver si nos vemos pronto. Yo también lo he pasado muy bien contigo.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

– En fin, pues…

– Sí, chico, estoy pasando una mala racha, a ver si me recupero del accidente de coche y vuelvo a la normalidad.

– En fin, pues lo siento mucho, de verdad. Que te mejores y que vuelvas pronto al trabajo.

– Pues, en fin…

– ¿Qué tal los exámenes?

– Estoy desesperado, he suspendido dos asignaturas

– Pues, en fin, qué le vamos a hacer. Trabaja duro este verano y podrás recuperarlas en septiembre.

– Nada, pues…

(Después de una larga conversación):

– Nada, pues lo dicho, nos vemos la próxima semana y estudiamos el contrato de la empresa china.

– Pues, hombre…

– No sé qué hacer, Luis. No puedo seguir con Laura, ya no estoy enamorado de ella.

– Pues, hombre, lo mejor que puedes hacer es decirle la verdad. Dejar pasar el tiempo no hará más que empeorar la situación.

– Pues, la verdad…

– ¿Aceptarás ese trabajo de secretaria que te han ofrecido?

– Pues, la verdad, sí. No me sale nada de lo mío, en audiovisuales, y tengo que comer todos los días. Haré de secretaria provisionalmente.

O:

– ¿Hablarás finalmente con Rosa para aclarar vuestra situación?

– Pues, la verdad es que no sé cómo planteárselo. Sé que vamos a tener una conversación violenta.

– Pues venga…

– Bueno, te llamo cuando ya esté en la casa nueva y vienes a tomar un café y a verla.

– Pues venga, quedamos así. Espero tu llamada.

– Pues eso…

– Perdona, ¿qué me decías?

– Pues eso, que no sé cómo solucionar este problema con mi hijo. Los adolescentes son una pesadilla.

– Pues porque…

– ¿Y por qué no parásteis el coche para ver qué era lo que se cruzó por delante?

– Pues porque no era un persona, eso seguro.

O:

– Pues porque estaba muy oscuro y aquello parecía un animal feroz.

Etc.

– Pues porque no

– ¿Pero por qué no quieres venirte de tapas con nosotros?

– Pues porque no, me apetece hacer algo diferente.

– Pues porque sí

– ¿Y por qué sigues con él, si no estáis bien juntos?

– Pues porque sí, porque aún tengo esperanzas de que las cosas se solucionen y volvamos a ser felices como antes.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

– De acuerdo, pues

– Vale, quedamos el jueves para ir al cine por la tarde, ¿de acuerdo?

– De acuerdo, pues, allí estaré.

– Adelante, pues

– A mí también me encanta la idea de hacer un viaje a París por nuestro aniversario. Adelante, pues, con él. La semana que viene nos ponemos a buscar alguna buena oferta para ese fin de semana.

– Pues no sé tú…

– ¿Que no tienes hambre? Pues no sé tú, pero yo estoy desmayado, me muero de hambre. Si no te importa, voy a prepararme un plato de pasta.

– Pues no sé qué decir

– ¿Te interesa este trabajo de diseñadora en mi empresa?, ¿qué dices?

– Pues no sé qué decir. No puedo creer que me lo estéS ofreciendo a mí…Pero sí, claro, estoy interesada, por supuesto.

– Pues qué bien

– ¿Sabes que a Irene le han dejado una herencia de millones? Creo que su abuelo materno.

– ¿Ah, sí?, ¡pues qué bien! Yo creía que eso sólo pasaba en los cuentos de hadas.

También se puede usar en sentido irónico:

– ¿Sabes que tu ex sale con Teresa?

– ¿Ah, sí?, ¡pues qué bien! Los dos son ambiciosos y egoístas, …¡tal para cual!

– Pues qué suerte

– Estoy muy contenta porque puedo conservar mi trabajo; sólo han despedido a dos personas.

– ¡Pues qué suerte, Marta! Me alegro por ti.

– Pues qué borde (borde es estúpido)

– Sí, me sacó a bailar, pero en cuanto entró Tania en la sala, me dejó plantada y no volvió a dirigirme la palabra en toda la noche.

¡Pues qué borde, el tío! Olvídalo, no merece la pena que te lleves un disgusto por eso.

– Pues sí que…

– Si, ya ves, mi hija se casa con 18 años. Yo creo que debería esperar un poco más, es muy joven aún.

– ¡Pues sí que se ha dado prisa, hija! Pero si se conocen sólo desde hace seis meses. ¡Estos chicos…!

– Pues ya ves

– ¿Así que os habéis casado en secreto?

– Pues ya ves, queríamos algo totalmente íntimo y no se lo hemos dicho a nadie.

O:

– ¡Menudo lío familiar, Juanita!

– Pues ya ves, chica, dos divorcios en dos meses. Está toda la familia revolucionada.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

– Pues yo menos

– ¡No seré yo quien le diga a María que hemos visto a su novio con otra chica!

– Pues yo menos, que yo ya le dije algo parecido hace meses.

Pues anda que yo…(quiere decir: Yo también, o yo estoy peor que tú)

– Estoy sin blanca. Me he gastado toda la pasta en el viaje y este mes se me está haciendo interminable.

– ¡Pues anda que yo! Además de no tener un duro, debo dos meses de alquiler.

– Pues aquí estamos

– ¿Qué tal, familia!

– Pues aquí estamos, disfrutando de esta playa y de este pueblo, que es una maravilla.

– Pues entonces nada

– No, no, esta casa es muy cara. Si no me rebajan un diez por ciento, no hay trato.

– Pues entonces nada, los propietarios han dicho que no rebajarán ni un céntimo más. No hay trato.

– Pues mira tú por dónde

– Quiero comprarme una moto nueva; la mía está para el desgüace, ya no tira.n

– Pues mira tú por dónde, estás de suerte. Yo me vendo la mía a muy buen precio, porque me compro un coche.

– Pues tú te lo pierdes

– No, de verdad, no me apetece esa fiesta en casa de Marta. No voy a ir.

– Pues tú te lo pierdes. Seguro que será muy divertida.

O:

– ¿Quieres un trozo más de tarta de chocolate?

– No, no, que luego la báscula se vuelve loca.

– ¡Mmmm, con lo buena que está!, ¡pues tú te lo pierdes!

– Veamos pues

– Profesor, he tenido que rehacer todo el trabajo para incluir todo el nuevo material que leí.

– Veamos, pues, cómo ha quedado.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Hay más usos de pues, pero como veis, el tema es tan amplio y complejo, que no pueden hacerse textos de todos los usos posibles. No obstante, he hecho este texto lo más extenso posible para disipar muchas de las dudas que suelen tenerse con el uso de pues.

En muchos de los casos que hemos descrito, pues funciona como una conjunción, en otros como un adverbio, en otros como una interjección y en otros (muchísimas veces) como una muletilla.

Recordad que una muletilla es una palabra o una frase no estrictamente necesaria en la oración, y que se repite mucho al hablar para enfatizar diversos aspectos del habla.

Es imposible abarcar todos los usos y en todos los contextos posibles de nuestro querido pues. Sirva como ejemplo alguna de las combinaciones entre conectores (locuciones) que hemos visto más arriba que incluyen el pues, y que la podemos usar para iniciar, por ejemplo, una despedida más suave, más cordial.

Imagínate que estás en una fiesta y ya es tarde, pero nadie se ha decidido todavía a despedirse. Juan y Pilar miran su reloj y  ddicen:

– Adiós, nos vamos

Esta despedida podría parecer un tanto descortés, un poco cortante. Lo que dicen es:

-Bueno, pues…, parece que ya es un poco tarde. Creo que nosotros vamos a empezar a pasar.

O para acabar una reunión con un cierre más amable y menos cortante, no se dice:

– Esto se acabó, márchense

Sino que puede decirse:

– Bien, pues…, si ya se han tratado todos los puntos, damos la reunión por finalizada

O también:

– En fin, pues nada, si ya está todo resuelto, quedamos para la próxima reunión

Esto es lo que me interesa que entendáis: el valor de cohesión y de transición que tienen este tipo de partículas, los conectores, y que hace que cada lengua tenga una idiosincrasia propia, una personalidad que la diferencia del resto. Imagínate una conversación de unos amigos que se están despidiendo.

No dicen:

– La conversación ha terminado. Adiós.

Nadie sabe cómo hacerlo, cómo cortar suavemente. Por eso se buscan fórmulas que ayuden a suavizar la despedida.

A veces oirás:

– Pues, nada, chicos, ya nos llamaremos, ¡que vaya bien!

O:

– En fin, pues…, ya seguiremos otro día. Me estoy cayendo de sueño. Venga, nos vemos.

Bien, amigo, os pongo aquí un PDF con todos los textos que hemos editado sobre “pues”, con el fin de que podáis echarle una ojeada total a todos los usos que aquí hemos revisado, cuando lo necesitéis.

Hasta pronto.

PUES (archivo pdf)

2 comments to Pues (y 7) Texto final

  • spanishpodcast

    Hola Roman, estoy muy contenta por haber recibido varios mensajes vuestros para comentar que el trabajo sobre “pues” os está resultando útil. No era fácil, por eso estoy contenta.
    Ahora, el material que encuentres en los episodios va a tener mucha más relevancia para ti porque has podido escuchar in situ español hablado por nativos. Y nada menos que durante dos semanas…Supongo que también habrás notado bastante la diferencia de los diversos “castellanos” que se hablan en España. Aquí, en Cataluña, mucha gente que habla castellano tiene acento catalán. El castellano de Madrid es más castizo, típico del centro peninsular. Y el sevillano es…¡pues el sevillano! Sólo hay que oírlo para saber que es diferente, muy diferente.
    He visitado tu blog y es muy interesante el post que has hecho sobre The 5 biggest impressions of Spain (http://malanke.com/blog/2011/02/spain-impressions/#more-1267). Creo que muchos de nuestros amigos disfrutarán compartiendo tus impresiones sobre Barcelona, Madrid, Sevilla y Toledo, así como todos los retos que te ha planteado la comunicación en español y cómo los has superado. Me ha gustado especialmente saber que has usado expresiones de humor que la gente de aquí ha entendido, eso está fenomenal. También las fotos de todas estas ciudades son muy interesantes de ver (https://picasaweb.google.com/malanke).
    Creo además que a partir de tu intercambio con José, tu compañero peruano de intercambio, tu español progresará a muy buen ritmo.
    La cuestión de los saludos es realmente interesante, Es cierto que los españoles somos más enfáticos que otros pueblos a la hora de saludar, pero también es cierto que encontrarás todo tipo de personas, como en cualquier otro sitio. A veces, si la gente no se conoce entre sí, en un ascensor por ejemplo, puede saludarse o puede no hacerlo, depende de los factores que se combinan en ese momento. De cualquier forma, en el episodio de los Saludos Informales, tenéis todos los que usamos en situaciones similares, así que os sonarán familiares al oír hablar español a los nativos.
    Como siempre, saludos cordiales y mucho ánimo con tu español.
    Mercedes

  • ¡Hola, Mercedes!

    ¡Gracias por esta completa guía sobre el uso de la “Pues”!

    Acabo de escuchar el último episodio sobre saludos informales. Fue muy oportuno después de mi regreso de España y me ha ayudado muchísimo para sistematizar todo lo que observó durante mi estancia en vuestro magnifico país. De hecho hay un monton de diferencias en la manera como la gente se saluda en España y donde vivo yo. Por ejemplo aquí en Ucrania es común para gente no decir nada uno a otro en elevador de oficina si no se conozcan personalmente. Esto siempre me parecía extraño y un poco insociable, espero que cambiaré en el futuro.

    ¡Gracias!

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>