Don Juan Tenorio

 



Don Juan Tenorio


Hello and welcome to Spanishpodcast. I´m Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 67th episode today we are talking about Don Juan Tenorio. It is a play written in 1844 by José Zorrilla and this play is one of the more romantic version of the myth of Don Juan. We are 

attending to José María´s Spanish Second Language class where we can find out the Don Juan Tenorio´s plot, characters, protagonists and the psychology of seduction of this lady-killer playboy. We will find out why Don Juan Tenorio is staged on the night of the first day of november and what´s the reason because El Tenorio has a close relationship with the death and another religious feelings. We will can listen to some verses of this play.


Hola amigos y bienvenidos a Españolpodcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 67 vamos a hablar sobre Don Juan Tenorio. Es una obra de teatro escrita en 1844 por José Zorrilla y es una de las versiones más románticas del mito de Don Juan. Vamos a asistir a la clase de Español Segunda Lengua de José María, en la que podremos conocer el argumento, los personajes, los protagonistas y el tema de la psicología de la seducción de este conquistador rompecorazones, Don Juan Tenorio. Sabremos además por qué Don Juan se representa la Noche de Todos los Difuntos, la noche del día 1 de noviembre ya que El Tenorio está estrechamente vinculado con la muerte y otros hechos religiosos. Podremos oír algunos versos de la obra.



José María, el profesor de Español Segunda Lengua a cuya clase ya hemos asistido en otras ocasiones, ha encargado a sus estudiantes que preparen una sesión dedicada a la obra de teatro: Don Juan Tenorio


La clase está formada por los siguientes estudiantes:


- Shu Chan, estudiante taiwanesa (de Taiwán)

- Dariusz, estudiante polaco o polonés (de Polonia)

- Vinicius, estudiante brasileño (de Brasil)

- Natsumi, estudiante japonesa (de Japón)

- David, estudiante estadounidense o norteamericano (de USA)

- Hanakawhi, estudiante neozelandesa (de Nueva Zelanda)

- Giuseppe, estudiante italiano (de Italia)

- Elisabeth, estudiante austriaca (de Austria)


José María, el profesor, ya había repartido previamente los siguientes temas entre ellos:


- 1. Breve presentación de José Zorrilla, autor de El Tenorio

- 2. Argumento de Don Juan Tenorio : 1ª Parte

- 3. Argumento de Don Juan Tenorio : 2ª Parte

- 4. Breve descripción del personaje de Don Juan

- 5. Breve descripción del personaje de Doña Inés

- 6. Cómo está escrita la obra

- 7. ¿Por qué Don Juan Tenorio se representa todos los años el 1 de noviembre, en multitud de ciudades de países de habla hispana?



Cada estudiante, además, habrá elegido un fragmento de la obra, el que más le guste a cada uno, y lo leerá para sus compañeros.



José María : -Shu Chan, ¿estás lista para presentarnos al autor, a José Zorrilla?


Shu Chan : -Sí, por supuesto. José Zorrilla fue un poeta y escritor del siglo XIX (1817-1893), máximo representante de la corriente literaria de El Romanticismo Español.  Escribió diversas obras, populares ya en su tiempo, y muy famosas posteriormente: obras en prosa, en verso, épica, leyendas; y su obra más universal: Don Juan Tenorio. El Tenorio fue la obra que lo consagró definitivamente, ya desde el mismo momento de su estreno en 1844 y que supuso un éxito total de público y de crítica.


De todos es conocido, incluso el propio autor lo reivindicó,  que El Tenorio de Zorrilla se inspiró en El Burlador de Sevilla y El Convidado de Piedra, de Tirso de Molina, quien “esquibrió...”, escribió su Burlador basándose en una leyenda medieval inspirada, parece ser, en un personaje real; aunque, de hecho, se conocen precedentes de personajes similares a Don Juan ya en la mitología griega.


Parece ser que si se contabilizaran cuántos donjuanes han sido escritos, se podrían encontrar hasta tres mil repartidos por todos los países del mundo.


Algunas de las recreaciones más conocidas, además de las versiones de Tirso y Zorrilla, corrieron a cargo de autores como Pushkin, Lord Byron, Max Frisch, Alejandro Dumas, Balzac, Corneille, Choderlos de Laclos, Lorenzo da Ponte, Molière o Torrente Ballester, por citar unos cuantos.


Lo mismo ha pasado en el cine o en la música. Se han hecho numerosas versiones de El Tenorio en el cine español: Alejandro Perla (1952), Tomás Aznar (1977), Victor Barrera (2001), u otros directores tan reconocidos como Fred Newmeyer, John Berry, Bergman o Jeremy Leven. 



José María : - Bien. Dariusz, ¿cómo podríamos entender de forma fácil el argumento de la primera parte de Don Juan Tenorio?



Dariusz : -La obra empieza con el encuentro entre Don Juan y Don Luis Mejía, dos mujeriegos pendencieros y ruines, amigos y rivales en fechorías y en seducciones logradas con malas artes.


Hace un año habían hecho una apuesta: se reunirían al cabo de un año para comparar cuál de los dos había sido más seductor y más mezquino con las mujeres, y más pendenciero y matón en aventuras, en riñas, en duelos de capa y espada.


La noche del carnaval se cumple el plazo de la apuesta


Don Luis y Don Juan se encuentran en la hostería de Buttarelli donde comparan sus infamias


Los dos cuentan sus muertos y los dos cuentan el número de mujeres seducidas.


El ganador de la apuesta es Don Juan. Don Luis, enfurecido por ser el perdedor, vuelve a retar a Don Juan, y esta vez le reta a que seduzca a una monja novicia que esté a punto de tomar los hábitos en el convento. 


Don Juan acepta la apuesta y la amplia: además de seducir a la futura monja, también seducirá a una novia a punto de casarse, seducirá a la actual novia de Don Luis, Doña Ana de Pantoja, la noche antes de su boda con su rival (que es al día siguiente).


Efectivamente, esa misma noche, Don Juan seduce a Doña Ana haciéndose pasar por Don Luis, su prometido, y engañándola con mil ardides en el propio dormitorio de la dama.


Después, escalando los muros del convento, rapta a la monja novicia, Doña Inés y con engaños y trampas, la lleva a su casa. Allí...,¡oh, paradojas de la vida! ambos se enamoran loca y apasionadamente el uno del otro y se declaran su recíproco amor.


Tanto su rival de apuestas, Don Luis Mejía, como el padre de la monja, Don Gonzalo de Ulloa, retan a Don Juan en sendos duelos, en los que ambos mueren a manos de El Tenorio, quien tiene que huir precipitadamente a Italia.



José María : -Excelente resumen. Era difícil de resumir. Vinicius, haznos una breve reseña del argumento de la segunda parte de El Tenorio.



Vinicius : -Cinco años después, Don Juan regresa a Sevilla y visita el panteón del cementerio donde reposa su propio padre y todos aquellos a los que dio muerte, y su amada, Doña Inés, que murió de amor y de ausencia tras la huida de Don Juan a Italia.


Doña Inés también ha hecho una apuesta, un pacto con el mismísimo Dios: si Don Juan se arrepiente de sus fechorías, salvará su alma y permanecerán juntos por la eternidad. De lo contrario, ambos se condenarán eternamente y arderán en el infierno de los condenados por los siglos de los siglos.


A Don Juan le dan muerte en su casa. Posteriormente, el espectro de Don Gonzalo está a punto de arrastrarlo a los infiernos, pero la intervención de Doña Inés que, en el último momento le ruega que se arrepienta, lo salva de la condena eterna.


Doña Inés lo convence y ambos salvan su alma y su amor, y suben juntos al cielo para disfrutarlo eternamente.



José María :-Bien. Ahora ya conocemos el argumento, los personajes principales y los momentos más importantes de la trama. Natsumi, háblanos de Don Juan, ¿cuál es su perfil?


Natsumi : -El Don Juan de la primera parte nos presenta un personaje libertino, tramposo y pendenciero. Es un jugador sin escrúpulos y un conquistador que se salta cualquier norma social o moral para llevar a cabo sus infamias. Sólo respeta una cosa: ser el ganador de las apuestas que hace.


Sin embargo, el Don Juan de la segunda parte sufre una profunda transformación: se enamora locamente de una dama, quiere abandonar su vida llena de maldades y felonías, se arrepiente del daño que ha hecho a hombres y mujeres sólo para mantener su fama de pendenciero y conquistador. Acaba por volverse un personaje atormentado por su pasado, pero al mismo tiempo redimido y salvado por el amor de su amada. 


Es decir, el personaje inicialmente arrogante, temerario y libertino, egoísta e inmoral, dejará paso al personaje enamorado y arrepentido que salvará su alma y podrá vivir eternamente su amor con Doña Inés.


Es uno de los argumentos más románticos jamás escrito.



José María : -Buen perfil de Don Juan. David, es tu turno. Háblanos de Doña Inés.



David : -Doña Inés es una joven pura, inocente, bondadosa y bella, de 17 años, que su padre, Don Gonzalo de Ulloa, ha hecho ingresar en un convento, precisamente para entregársela casta e inocente al hombre al que ambos padres la prometieron desde su infancia: ese hombre es Don Juan. 


Doña Inés, la mujer pura, ideal y hermosa, es raptada por Don Juan. Pero algo sale mal: sin pretenderlo, ambos se enamoran perdidamente. Los acontecimientos hacen que Don Juan tenga que huir y que Doña Inés muera de amor por su ausencia.


Posteriormente, Doña Inés se nos aparece como una figura fuerte con una misión por cumplir: la de redimir a su amado, la de salvar su alma, la de compartir su amor por toda la eternidad.


La figura de Doña Inés es la de un personaje de cándida inocencia que se enamora locamente del hombre más mujeriego de la ciudad. Se enamora de él siendo novicia de un convento y a punto de tomar los hábitos de monja al día siguiente. La pureza se enamora del pecado, la mujer pura se vuelve loca por el pecador, y el pecador se enamora de la inocencia, de la pureza.  El amor puede más que cualquier creencia y no se puede controlar.



José María : -Bien. Hanakawhi, ahora te toca a ti. Dinos, ¿cómo está escrita la obra?



Hanakawhi : -Esta es una de las llamadas obras de "capa y espada", de caballeros matones y conquistadores impenitentes, una obra romántica llena de estereotipos que conectan de forma fácil e inmediata con el gran público.


Don Juan Tenorio es una obra escrita básicamente en verso. En ella hay muchos tipos de versos, pero el que ocupa el 60% de toda la obra son las redondillas. También se utilizan las décimas, las octavillas, los cuartetos o los versos sueltos.


La obra conectó desde el primer momento con el gran público porque, a pesar de estar escrita en verso fundamentalmente y de usar un lenguaje culto, era muy explícito y se comprendía todo perfectamente. Además, el final “feliz”, por así decir, en el que el amor logra la redención del pecador conectó con el sentir popular de una manera fulminante y definitiva.



José María : - Bien, Hanakawhy. Veamos,  Giuseppe y Elisabeth ¿habéis averiguado ya por qué el día 1 de noviembre pueden verse cientos de representaciones teatrales de El Tenorio en otras tantas ciudades españolas y de países hispanoamericanos?



Giuseppe y Elisabeth: -Hemos averiguado que las representaciones en torno al tema de la muerte eran muy frecuentes en otros tiempos. Posteriormente, dejaron de ser tan populares y tan masivas en los teatros de pueblos y ciudades, pero no se extinguieron, sino que se mantuvieron durante siglos y hasta la actualidad.


Una de las obras más pedidas por el público siempre ha sido Don Juan Tenorio, obra además en la que muchos de los acontecimientos de la segunda parte suceden en un cementerio, en el que las estatuas de los muertos cobran vida, las sombras hablan y Don Juan se relaciona con los espectros de la manera más natural.


Parece ser que a la gente le gustan mucho las obras en las que un gran pecador se arrepiente y en las que se debate durante mucho tiempo entre la eterna salvación de su alma o la eterna condenación a las llamas del castigo eterno. Eternos temas del inconsciente colectivo: la Vida y la Muerte, el Bien y el Mal, el Castigo o la Recompensa, la Gloria Eterna o la Eterna Condenación, temas que cosechaban grandes emociones en los espectadores de los dramas románticos y trágicos del XIX.


Por eso se sabe que el tema de los muertos, de los difuntos es un tema teatral por excelencia. Y por eso Don Juan es un drama universal que cada año acude a su cita la noche del día de los Difuntos, aunque puede representarse el día 1 de noviembre o Día de Todos los Santos,  o el día 2 de noviembre o Día de los Difuntos. Los temas de la obra están estrechamente vinculados a todos estos temas.



José María: -Habéis hecho un buen trabajo. Os felicito. Y ahora cada uno de vosotros leeréis el párrafo que hayáis elegido para que podamos escuchar unos cuantos en verso de El Tenorio. Cuando quieras Shu Chan.



Shu Chan : - He elegido los versos con los que Don Juan empieza el relato de sus “hazañas” para ver quién ha ganado la apuesta.



D. JUAN:


Por donde quiera que fui,

la razón atropellé

la virtud escarnecí,

a la justicia burlé

y a las mujeres vendí.

Yo a las cabañas bajé

yo a los palacios subí,

yo los claustros escalé,

y en todas partes dejé

memoria amarga de mí.

Ni reconocí sagrado,

ni hubo ocasión ni lugar

por mi audacia respetado;

ni en distinguir me he parado

al clérigo del seglar.

A quien quise provoqué,

con quien quiso me batí,

y nunca consideré

que pudo matarme a mí

aquel a quien yo maté



José María : -Magnífico párrafo Shu Chan. Cuando quieras Dariusz.


Dariusz : -Yo voy a leer el alucinante diálogo entre Don Juan y Don Luis Mejía cuando ponen encima de la mesa el botín de muertos y de mujeres seducidas para ver quién ha ganado la apuesta.



D. LUIS:

¡Oh! Y vuestra lista es cabal.


D. JUAN:

Desde una princesa real

a la hija de un pescador,

¡oh!, ha recorrido mi amor

toda la escala social.

¿Tenéis algo que tachar?


D. LUIS:

Sólo una os falta en justicia.


D. JUAN:

¿Me la podéis señalar?


D. LUIS:

Sí, por cierto: una novicia

que está para profesar.


D. JUAN:

¡Bah! Pues yo os complaceré

doblemente, porque os digo

que a la novicia uniré

la dama de algún amigo

que para casarse esté

.


D. LUIS:

¡Pardiez, que sois atrevido!


D. JUAN:

Yo os lo apuesto si queréis.


D. LUIS:

Digo que acepto el partido.

Para darlo por perdido,

¿queréis veinte días?


D. JUAN:

Seis.


D. LUIS:

¡Por Dios, que sois hombre extraño!

¿cuántos días empleáis

en cada mujer que amáis?


D. JUAN:

Partid los días del año

entre las que ahí encontréis.

Uno para enamorarlas,

otro para conseguirlas,

otro para abandonarlas,

dos para sustituirlas

y una hora para olvidarlas.

Pero, la verdad a hablaros,

pedir más no se me antoja,

porque, pues vais a casaros,

mañana pienso quitaros

a doña Ana de Pantoja.


D. LUIS:

Don Juan, ¿qué

 es lo que decís?


D. JUAN:

Don Luis, lo que oído habéis.




José María : -Ha pasado un siglo y medio desde su estreno, y este diálogo aún sigue poniendo los pelos de punta. Bien. Creo que ahora es el turno de Vinicius, ¿has elegido un párrafo?



Vinicius : -Yo he elegido un párrafo en el que Doña Inés empieza a manifestar su turbación y enamoramiento de Don Juan, tras serle entregada una carta de éste y poco antes de que escale los muros del convento y la rapte.



Dª INÉS:

No sé: desde que le vi,

Brígida mía, y su nombre

me dijiste, tengo a ese hombre

siempre delante de mí.

Por doquiera me distraigo

con su agradable recuerdo,

y si un instante le pierdo,

en su recuerdo recaigo.

No sé qué fascinación

en mis sentidos ejerce,

que siempre hacia él 

se me tuerce

la mente y el corazón:

y aquí y en el oratorio,

y en todas partes, advierto

que el pensamiento divierto

con la imagen de Tenorio.



José María: -La cándida Doña Inés cayendo en las redes del Tenorio. Es tu turno, Natsumi, ¿quieres leernos tu párrafo?



Natsumi y David: -Sí. Como es un poquito más largo, lo hemos preparado entre David y yo. Hemos tomado el párrafo en el que Doña Inés se despierta en casa de Don Juan, tras ser raptada, y en el que Don Juan la enamora con sus palabras y le declara su amor, así como la respuesta de Doña Inés, en un diálogo inflamado de pasión y que es uno de los fragmentos más famosos de Don Juan Tenorio. La llamada “escena del sofá”.


D. JUAN:

¡Cálmate, pues, vida mía!

Reposa aquí; y un momento

olvida de tu convento

la triste cárcel sombría.

¡Ah! ¿No es cierto, 

ángel de amor,

que en esta apartada orilla

más pura la luna brilla

y se respira mejor?

Esta aura que vaga, llena

de los sencillos olores

de las campesinas flores

que brota esa orilla amena;

esa agua limpia y serena

que atraviesa sin temor

la barca del pescador

que espera cantando el día,

¿no es cierto, paloma mía,

que están respirando amor?

Esa armonía que el viento

recoge entre esos millares

de floridos olivares,

que agita con manso aliento;

ese dulcísimo acento

con que trina el ruiseñor

de sus copas morador,

llamando al cercano día,

¿no es verdad, gacela mía,

que están respirando amor?

Y estas palabras que están

filtrando insensiblemente

tu corazón, ya pendiente

de los labios de don Juan,

y cuyas ideas van

inflamando en su interior

un fuego germinador

no encendido todavía,

¿no es verdad, estrella mía,

que están respirando amor?

Y esas dos líquidas perlas

que se desprenden tranquilas

de tus radiantes pupilas

convidándome a beberlas,

evaporarse, a no verlas,

de sí mismas al calor;

y ese encendido color

que en tu semblante no había,

¿no es verdad, hermosa mía,

que están respirando amor?

¡Oh! Sí, bellísima Inés,

espejo y luz de mis ojos;

escucharme sin enojos,

como lo haces, amor es:

mira aquí a tus plantas, pues,

todo el altivo rigor

de este corazón traidor

que rendirse no creía,

adorando vida mía,

la esclavitud de tu amor.


Dª INÉS:

Callad, por Dios, ¡oh, don Juan!,

que no podré

 resistir

mucho tiempo sin morir,

tan nunca sentido afán.

¡Ah! Callad, por compasión,

que oyéndoos, me parece

que mi cerebro enloquece,

y se arde mi corazón.

¡Ah! Me habéis dado a beber

un filtro infernal sin duda,

que a rendiros os ayuda

la virtud de la mujer.

Tal vez poseéis, don Juan,

un misterioso amuleto,

que a vos me atrae en secreto

como irresistible imán.

Tal vez Satán puso en vos

su vista fascinadora,

su palabra seductora,

y el amor que negó a Dios.

¿Y qué he de hacer, ¡ay de mí!,

sino caer en vuestros brazos,

si el corazón en pedazos

me vais robando de aquí?

No, don Juan, en poder mío

resistirte no está ya:

yo voy a ti, como va

sorbido al mar ese río.

Tu presencia me enajena,

tus palabras me alucinan,

y tus ojos me fascinan,

y tu aliento me envenena.

¡Don Juan!, ¡don Juan!, yo lo imploro

de tu hidalga compasión

o arráncame el corazón,

o ámame, porque te adoro. 




José María : -Natsumi, David, habéis logrado un silencio sepulcral al leernos este fragmento. Es de una belleza increíble. Bien. Hanakawhi, puedes leernos tu fragmento.



Hanakawhi :  -Yo he elegido uno de los trozos del diálogo entre Don Juan y el escultor que, en el cementerio, esculpe las estatuas de los muertos provocados por Don Juan. Allí mismo, en el cementerio, Don Juan .se entera de la muerte de su amada Doña Inés.


D. JUAN:

Mas, ¡cielos, qué es lo que veo!

O es ilusión de mi vista,

o a doña Inés el artista

aquí representa, creo.


ESCULTOR:

Sin duda.


D. JUAN:

¿También murió?


ESCULTOR:

Dicen que de sentimiento

cuando de nuevo al convento

abandonada volvió

por don Juan.


D. JUAN:

¿Y yace aquí?


ESCULTOR:

Sí.


D. JUAN:

¿La visteis muerta vos?


ESCULTOR:

Sí.


D. JUAN:

¿Cómo estaba?


ESCULTOR:

¡Por Dios,

que dormida la creí!

La muerte fue tan piadosa

con su cándida hermosura,

que la envió con la frescura

y las tintas de la rosa.


D. JUAN:

¡Ah! Mal la muerte podría

deshacer con torpe mano

el semblante soberano

que un ángel envidiaría.

¡Cuán bella y cuán parecida

su efigie en el mármol es!

¿Quién pudiera, doña Inés,

volver a darte la vida!

¿Es obra del cincel vuestro?


ESCULTOR:

Como todas las demás.



José María: -Buena elección. Giuseppe, ¿nos has preparado algo?


Giuseppe : -Sí. Estuvimos repasando el texto con Elisabeth y hemos elegido un párrafo de Doña Inés cuando arranca a Don Juan de las garras del espectro de su padre que quiere arrastrarlo consigo a los infiernos. Doña Inés lo libera en el último momento y lo salva con ella.


Dª  INÉS:

Fantasmas, desvaneceos:

su fe nos salva..., volveos

a vuestros sepulcros, pues.

La voluntad de Dios es

de mi alma con la amargura

purifiqué su alma impura,

y Dios concedió a mi afán

la salvación de don Juan

al pie de la sepultura.




Bien Giuseppe y Elisabeth, un buen final para una sesión inolvidable. Chicos, sólo una cosa más. Quiero que esta noche de este primer día de noviembre, la noche de los difuntos, vayáis todos a ver la representación de Don Juan que dan en nuestra ciudad. No os pesará.



No quiero terminar la sesión sin recordaros algunos de los adjetivos con que siempre veréis definidos los donjuanes de las diferentes versiones, palabras como:


- Ruin

- Fanfarrón 

- Pendenciero

- Crápula

- Matón

- Juerguista

- Libertino

- Arrogante 

- Le gustan las apuestas

- Mujeriego 

- Seductor 

- Conquistador 



También hay algunas frases hechas en torno a Don Juan, frases hechas para significar que alguien es un conquistador, un seductor impenitente. Por eso se dice a veces:


- Que alguien es un donjuán


- Que alguien tiene fama de don juan


- que alguien es un tenorio


- Que alguien es un calavera (el calavera por excelencia es don juan)


Y recordad que normalmente se escribe todo junto y con minúsculas, un “donjuán” que se convierte en una palabra aguda acentuada en la última sílaba, aunque está admitido escribir “ser un don juan”, con minúsculas, dos palabra y lógicamente sin acento: don juan.


Aquí tenéis unas cuantas direcciones de Youtube para ver escenas de Don Juan con una excelente declamación por parte de los actores.



En esta hay un trailer de la película “Amar y morir en Sevilla”:

http://www.youtube.com/watch?v=k2M_jsO9b7o&feature=related



Y esta otra para que veáis una de las escenas más famosas interpretadas por un excelente grupo de teatro, Dionisos, de Jaén:

http://www.youtube.com/watch?v=PTYBS04w8Uc&feature=related



Os proporciono también el PDF, el documento PDF con la obra de Don Juan Tenorio, entera, para que podáis leerla cuando os apetezca.

Well my friends that´s all for today. Bye bye. Hasta muy pronto. Nos veremos en el próximo episodio para seguir disfrutando con el lenguaje y con los tesoros que nos ofrece la comunicación diaria. Nuestros más cordiales saludos. Adióoooos a todos. 



 


 © Spanishpodcast, 2007-2014